®Este cielo tiene guardianes, espero que ME RESPETES y NO COPIES.. Con la tecnología de Blogger.

miércoles, 22 de junio de 2011

Va y viene.


¿Sabes qué es lo que me recuerda a esa persona tan importante?
El mar.

El punto número uno es cuando vas a dirigirte hacia su interior. Nada más tocar la primera ola acercarse tímidamente a la orilla sientes un escalofrío que viene seguido del frío. Al principio es una persona gélida, con la que es imposible tratar. Luego sigues adentrándote hacia el interior, a pesar de las pequeñas y grandes piedras que encuentras por el camino, pero no te paras por mucho que te punce en la planta del pie. Sigues sintiendo frío, pero te acabas acostumbrando hasta que, llega un momento en el que no quieres salir ya que si te deshaces de sus brazos sientes frío, temor, ausencia.
El punto consecutivo son las olas. Esa es su actitud y personalidad, semejante al movimiento del mar. Puede estar tan en calma como en un movimiento constante y bravío en el que no te puedas ni acercar,  ya que te arrastraría hacia el interior. En este punto también se nombra al color. El color del mar: un azul cielo tan profundo como su longitud, perdiéndose en el horizonte que funde el agua con el propio cielo, formando uno sólo. Pero es cambiante, pues ese intenso azul se transforma a gris en sus días más oscuros y tenebrosos.
Y por último, se encuentra su sabor. ¿No te ha pasado que te sumerges en el agua y cuando sales a la superficie saboreas tus propios labios, degustando un toque salado? Puede resultar al principio algo repugnante, aunque luego lo vuelves a probar, y otra vez, y otra vez de nuevo. Sí, se llama adicción.

Así es como le defino, como el mar, como las olas. Va y viene, pero siempre estará ahí.


®TayLi.

3 comentarios:

Nié dijo...

Dios, me ha encantado, sabes? nunca lo había pensado, así de esta forma :3 me gusta mucho.
Un besazo!

Aracelís TayLi dijo...

Gracias :3
Otro <3.

Laura Drop R. dijo...

Que forma de verlo tan bonita =)